PRIMAVERA EN CASA

 

 

Ahora más que nunca toca cuidarse. Y hay que cuidar nuestro ánimo también.  Los colores que nos rodean son muy importantes influyendo directamente sobre nuestro estado anímico.

El rojo es vitalidad y energía. En decoración se utiliza con medida  ya que puede resultar incluso agresivo para un hogar. Pero se utiliza mucho en restaurantes de comida rápida y pizzerías. ¿Por qué?  ¡Porque abre el apetito!

Para una casa es mejor decantarse por una gama de tejas, marrones, ocres o granates combinados con algún papel que le reste densidad.

 

 

El azul puede ser nuestro gran aliado. Tranquiliza, relaja y refresca el ambiente. Ideal combinado con blancos y beiges y si añadimos un toque dorado sofisticamos el ambiente.

Esta es nuestra gama  de azules Hanbel, siempre con un poco de gris para neutralizarlo.

 

 

Verde esperanza  ¡cómo nos alegra el verde!

Atrás quedó el verde manzana en decoración, ahora se lleva el verde jade, el  aguamarina, el mint… colores relajantes y frescos.  Queda precioso combinado con madera, con hierro, con cuero o con tapizados densos como un color chocolate.

Nuestros verdes Hanbel

 

 

Y por supuesto el verde de las plantas, los helechos, las palmeras, las gardenias que nos dan vida y oxigeno.

 

 

Y que no falte el oro.  Y no sólo en Navidad. Enriquece tu mesa, sofistica tu ambiente, aporta brillo y lujo. Todo cambia cuando es dorado. Su luz lo envuelve todo.

 

 

Atrévete a mezclar colores, a servir una comida en platos dorados.

Y si el tiempo y el espacio acompañan disfruta en un sofá de jardín y aprovecha los rayos de sol y toma aire aunque sea  desde tu ventana.

 

 

¡¡¡¡ BIENVENIDA PRIMAVERA !!!!!!